La Empresa

%

Experiencia

%

Calidad

%

Servicio

Nuestra Historia…

El taller. (Fabricación y Reparaciones)

 

Desde los inicios de la empresa, siempre se dispuso de taller propio de guarnicionería y talabartería, posiblemente a día de hoy uno de los más antiguos de España.

El taller que con el paso del tiempo fue evolucionando y adaptándose a las necesidades de cada momento, llegó a disponer en los periodos más álgidos  de hasta 10 empleados.

En el taller todo lo que se fabrica está realizado con materias primas de primera calidad y procurando respetar la sostenibilidad ambiental.

Además de fabricación propia, disponemos de servicio de reparación para los articulos y productos que comercializamos. Todo en equitación, marroquinería, viaje, toldos y protección solar.

Para una buena y óptima atención no duden en venir a visitarnos a nuestra tienda o si lo prefieren pónganse en contacto por teléfono o WhatsApp. También a través de nuestro correo electrónico o cualquiera de los medios habilitados en este sitio web. Pídanos presupuesto y les atenderemos encantados.

Permítanos presentarle nuestra empresa:

 

Casa de Ángel Villa nace en Sama de Langreo, Asturias, en el año 1913.  Desde entonces, hace la friolera de 104 años de existencia, no hemos parado de dar el mejor servicio a todos nuestros clientes. A dia de hoy podemos decir con gran satisfacción que somos un referente en nuestros artículos, productos y servicios (Equitación, Guarnicionería, Articulos de viaje, Marroquinería, Complementos de vestir…así como Toldos en todas sus modalidades).

Tanto en el pasado como en el presente y esperamos que en el futuro, la colaboración con nuestros proveedores constituye la base más importante y fundamental para ofrecer unos productos de la más alta calidad. Día a día tratamos de satisfacer las necesidades de nuestro clientes.

Nuestra filosofía de empresa es dar el mejor artículo con el mejor servicio y al  mejor precio posible del mercado, con un asesoramiento muy personalizado, dedicando una atención especial y de alta calidad a todos nuestros artículos y productos, así como un tratamiento especial al servicio post-venta.

Intentamos estar en permanente contacto con nuestros clientes ya que son nuestro pasado, nuestro presente y sobre todo nuestro futuro (La mayoría de todos ellos, después de tantos años, ya amigos).

 Generación  Fundadora (1913 A 1963)

 

En abril de 1913 el matrimonio formado por Ángel Villa y su esposa Milagros Salvadores, decidían establecerse en los bajos del edificio ubicado en el nº 13 de la calle Marqués de Campo Sagrado, hoy día calle Constitución. El matrimonio tuvo seis hijos: Francisco (Paco), Joaquín, Jacinto, Luis, Claudio y Milagros.

El negocio de curtidos  y guardicionería estaba situado estratégicamente en Sama por dos motivos: porque en aquella época era el centro neurálgico de toda la comarca y porque el local estaba justo al lado del Macelo (Matadero) Comarcal.

La compra de las pieles en sangre y el taller de guardicionería para la transformación de las mismas en productos manufacturados eran muy demandadas por aquél entonces.

La industria minera de la época era bastante rudimentaria, para un consumo casi local. Los transportes de la época se realizaban con tracción animal, de ahí la demanda de productos de guardicionería.

Pasan los años y se llega a una época de crisis. Hablamos de abril de 1931, tiempo de depresión general que se traduce en paro y miseria para la clase obrera y así hasta 1934, año en el cual el municipio adquiere gran protagonismo, al igual que más tarde en el año 1936 con la Guerra Civil. Son años difíciles para el matrimonio y sus hijos.

Pasado este periodo, el negocio vuelve a surgir casi desde sus cenizas. Su casa habia sido bombardeada y ametrallada durante la guerra civil. Pero el trabajo duro, la lucha diaria y el esfuerzo del día a día, hacen que el negocio continúe con la misma ilusión del primer día, que hace ya, en este momento, cincuenta años desde su creación.

 

 

 

Segunda Generación (1963 a 1994)

 

En octubre de 1963, después de haber trabajado en el negocio familiar, los hermanos Jacinto y Luís Villa toman las riendas y dirección del negocio, ya sin el apoyo de la Generación Fundadora.

En esa época se estaba saliendo de momentos difíciles. y solo con tesón y fuerza de voluntad, muy común en aquellos tiempos, logran salir adelante. Unos años más tarde, hablamos de 1965, Langreo conoce una gran expansión económica y sobre todo demográfica, llegando por aquel entonces a cerca de 70.000 habitantes.

Tanto la minería, como la siderurgía y los talleres del momento, demandaban muchos productos de guardicionería (collarones, aparejos de carruaje, cabezas, sillines, retrancas, albandas y demás enseres). En aquellos momentos la mayoría de los trabajos se realizaban con tracción animal.

La gran demanda de productos en general del momento, les hace plantearse la mejora del local, sería una reforma completa. En el local de la calle Constitución quedaría el negocio de marroquinería, artículos de viaje y complementos. El local anexo, con entrada por la calle Santiago, se destinaría a la guarnicionería y productos para la zapatería. El taller se trasladaría a un edificio de la calle Esteban Fernández Rebollos que más tarde adquieren en propiedad.

Al taller se trasladaría a todo el personal de fabricación que, en momentos de gran demanda, podía alcanzar la cifra de hasta doce empleados. A la fabricación de productos de guarnicionería, se añadía una nueva actividad, la fabricación y confección de toldos. actividad que ayuda a subir la producción del taller cuando baja la de productos de guardicionería.

Pasan los años de trabajo y Langreo vuelve a momentos de crisis. A finales de 1970 la crisis afecta al sector minero con el cierre de explotaciones, desmantelamiento de la industria siderúrgica, el cierre de minas y el cierre y traslado de decenas de talleres. La población fue disminuyendo progresivamente a la par que la demanda de productos.

Tercera Generación (1994 a Hoy)

 

En el mes de enero del 1994, a consecuencia de la jubilación por edad de la Segunda Generación y de la mano de Luis Villa, entran en el relevo generacional los hijos Fran y Pedro Villa.

Nueva etapa, nuevos retos y sobre todo mucha ilusión por la continuidad de la empresa. No son tiempos fáciles para dicha continuidad. La crisis en las comarcas mineras es profunda. Las industrias, tanto la minería, siderúrgia y talleres en general han ido menguando, la población disminuyendo, aún así…aquí seguimos.

El taller de guarnicionería y la confección de toldos y lonas se unifica en la primera planta del edificio. En el bajo se continua con la tienda de marroquinería, complementos y artículos de viaje, con entrada por la calle Constitución y la tienda de productos para la equitación, tendrá entrada por la calle Santiago.

En el año 1997 surge la posibilidad de crecer con la apertura de una nueva tienda en el Centro Ecuestre El Asturcón, dedicada por completo al mundo de la equitación. Permanecerá abierta a lo largo de 18 años. La crisis aboca al Centro Ecuestre El Asturcón al cierre y a nosotros a tener que retornar de nuevo a Langreo.

Trabajo, servicio, calidad, innovación y sobre todo experiencia, nos hacen llegar al momento actual. Tomando conciencia de nuestro tiempo, apostamos por las nuevas tecnologías y adquirimos presencia en Internet y en redes sociales, donde seguiremos ofreciendo nuestra experiencia y profesionalidad a nuestros clientes.

En esta nueva andadura esperamos darles, con la mayor ilusión, lo mejor de nosotros. No escatimaremos tiempo, servicio y experiencia para hacerles la vida lo más fácil posible en estos sectores en los cuales somos muy profesionales.

Para finalizar, pedirles que colaboren con nosotros para mejorar, crecer y poder darles el mejor servicio posible. Ustedes han sido nuestro pasado, son nuestro presente y sobre todo esperamos que sean nuestro futuro.